Hola, visitante!| Iniciar Sesión¡Regístrate Ahora!

Gunbus 410

Mide como un coche, pesa 650 kilos y sus ruedas son más grandes que las de un camión. Se llama Gunbus 410 y es el sueño hecho realidad de un mecánico alemán, que la ha diseñado partiendo de cero. Pura desmesura.

Sólo en la cabeza de un apasionado de las motos y la aviación podría caber semejante invento. Imaginarse un vehículo tan extremo es difícil, pero llevarlo a la realidad parece una tarea casi imposible. Sin embargo, el alemán Clemens F. Leonhardt ha dejado bien claro que si algo se puede pensar, se puede hacer.

Mecánico de profesión, aunque ya jubilado, Leonhardt se propuso un día fabricar la moto más grande del mundo. ¿Cómo? De la manera más tradicional. Desprovisto de ordenadores y demás tecnologías actuales, se sirvió de lápiz y papel para diseñar los rasgos fundamentales. A partir de ahí empezó a darle vida con sus propias herramientas, ayudándose de empresas profesionales que le suministraban ciertos componentes.

Tras largas horas pensando y desarrollando, finalmente dio a luz a su criatura, que responde a la denominación Gunbus 410. Lo de Gunbus viene de lejos, concretamente de la primera Guerra Mundial, y se lo debe a un avión militar británico que batallaba en aquellas fechas. También tiene que ver de alguna manera con el motor, que no es otra cosa que una sección de un propulsor de aviación de 9 cilindros en estrella. En cuanto a la cifra 410, hace referencia precisamente a la cilindrada de 410 pulgadas cúbicas (4.700 cc), que bien podría pertenecer a un ‘muscle car’ americano en vez de a una moto.

Motor de avión

De los 9 cilindros de aquel propulsor de avión, se rescataron dos, para dar forma a un motor V-Twin bicilíndrico en V a 45 grados, con enormes pistones que desplazan, cada uno, más de 3,3 litros de cubicaje. La potencia es de 350 CV y el par máximo, de 710 Nm. Una verdadera bestialidad si pensamos que su misión es mover a un vehículo de dos ruedas, aunque quizá algo más coherente si tenemos en cuenta que la Gunbus 410 pesa ¡610 kilos! ¿Pero realmente existe una sola persona en este mundo capaz de mantener en equilibrio una mole así? El problema no es tanto rodar una vez lanzada, como dice su creador, sino maniobrar en parado. De hecho, se está planteando ampliar el catálogo de opciones con un sidecar que eliminaría de raíz el problema -la transmisión tiene marcha atrás- y permitiría rodar con acompañante.

En cuanto al chasis, se trata de un entramado tubular de acero fabricado artesanalmente, que da soporte al motor y a las dos enormes ruedas de 42 y 38 pulgadas de los ejes delantero y trasero. En un primer momento la idea era montar las ruedas de un Boeing 767, pero más tarde se descartó esta posibilidad y finalmente fue la empresa Rigdon la encargada de fabricarlas a su medida.

Salta a la vista que nada es convencional en esta moto que, por cierto, mide 3,45 metros de largo y tiene una distancia entre ejes de 2,4 metros. Lo mejor es que no es un mero objeto de exposición, sino que anda y además se comercializa. Quien quiera una sólo tiene que encargarla y poner sobre la mesa una cantidad cercana a los 200.000 euros. Seguramente no sea fácil lidiar con ella, pero lo que está claro es que conseguirá girar más cabezas a su paso que ningún otro vehículo.

(Ecomotor.es)

 

Sin etiquetas